Cuando se realiza un viaje a otro país por razones laborales, académicas o por mero turismo, pocas veces se maneja la idea de quedarse en el destino para siempre, pero hay lugares que persuaden a las personas y las vuelven parte de su colectivo, como le ocurrió a William H. Phelps en 1896.

Siendo estudiante de biología en la Universidad de Harvard, el joven neoyorquino de 21 años atiende la sugerencia que le brindan Wirt Robinson y Frank M. Chapman sobre viajar a Venezuela para documentar las aves del país caribeño, material que le permitiría desarrollar su tesis de grado.

Es por esta razón que en 1896 arribó a Puerto Cabello, desde donde inició su recorrido por varias zonas de país. Para cumplir con su propósito visitó el Cerro Turimiquire, en el estado Sucre, y a San Antonio de Capayacuar, en el estado Monagas.

Cumplidos los objetivos, William Phelps regresó a Estados Unidos con una intención, regresar a Venezuela. De esta manera, tras presentar su tesis y obtener su título como biólogo, volvió a viajar al país en 1898. Y fue en San Antonio de Capayacuar donde conoció y contrajo matrimonio con Alicia Elvira Tucker, y donde además nacieron sus dos hijos, John y William, según cuanta Jorge M. González en su artículo William H. Phelps Sr.: al encuentro de su paraíso de aves.

Fue este mismo ornitólogo quien desarrolló varios emprendimientos comerciales en el país con la intención de generar suficientes recursos para costear sus expediciones. Por ello abrió El Almacén Americano, ubicado en Caracas, desde donde vendió, entre otras cosas, las máquinas de coser Singer y las de escribir, marca Underwood, tal como refrenda la Biblioteca de la Fundación Empresas Polar en la biografía que realiza del estadounidense.

Le puede interesar.  Advierten que el régimen venezolano apoya al ELN, FARC y el Hezbolá

De igual forma, Phelps inauguró El Automóvil Universal, negocio encargado de la venta de vehículos Ford, y en 1930, es parte de los empresarios que fundaron la 1 Broadcasting Caracas (1BC), la primera emisora comercial del país, que luego se convirtió en Radio Caracas Radios, y fue casa matriz de Radio Caracas Televisión.

También hizo parte de la fundación y urbanización del Caracas Country Club, y trabajó como corresponsal del New York Herald y de Associated Press, según informa en su pagina web la Fundación Phelps.

Tras varios años de arduo trabajo, en 1937, sostiene Jorge M. González en el citado trabajo, Phelps consiguió apartarse de sus empresas y dedicarse a su verdadera pasión, el estudio de las aves en el país. En consecuencia, empezó a organizar y a ayudar a financiar múltiples expediciones que fueron desde el estado Zulia, al occidente, hasta el estado Bolívar, en el oriente.

En la biografía del personaje expuesta por Fundación Empresas Polar, se puede leer que publicó más de 70 trabajos relacionados con su profesión, descubrió más de 200 especies de aves y creó “la más importante biblioteca de ornitología de Venezuela”.

Para el mencionado investigador, Jorge M. González, los trabajos más importantes realizados por Phelps fueron, “Resumen de las colecciones ornitológicas hechas en Venezuela”, y “Apuntes para la historia y la historiografía de la ornitología venezolana”.

Estando en vida recibió diferentes distinciones como el Doctor honoris causa de la Universidad Central de Venezuela (1949), miembro de la Academia Venezolana de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (1954), e incluso la Orden del Libertador (1955), además de los honores rendidos en el exterior.

Le puede interesar.  ¡Vamos a jugar un San!

William H. Phelps murió en Caracas el ocho de diciembre de 1965, dejando tras de sí la colección ornitológica más grande de América Latina. En su honor se bautizó al Pico Phelps en el Parque Nacional Serranía de la Neblina, estado Amazonas, y se le concedió su nombre a siete aves, dos especies de reptiles y dos de peces, y a cuatro tipos de plantas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí